Seguridad
Contáctenos Mapa del sitio

 

 
  Productos:
 
   
 
Alarmas contra incendios
 

Contamos con los equipos para la detección de incendios desde lo más sofisticado hasta lo más simple; para grandes edificios y hoteles como para negocios o casas pequeñas. Diseño asistido por computadora, con ingeniería en procesos mecánicos y Certificación NFPA, UL.
La función de un sistema de detección automática de incendio es la de detectar los incendios en el tiempo más corto posible, y dar la alarma para que puedan tomarse todas las medidas apropiadas (por ejemplo: Evacuación de los ocupantes, llamada a un servicio de socorro organizado, activación automática de los dispositivos de extinción).

Un típico sistema consiste de:
Una central, detectores de incendio, avisadores manuales, elementos acústicos y luminosos de alarma y evacuación.


La central recibe la información de los detectores indicando el sector en donde se ha producido el siniestro. Para adecuar en funcionamiento los sistemas de alarma y evacuación compuestos por repetidores, sirenas, parlantes, etc, convenientemente distribuidos, como así también el mando de instalaciones fijas de extinción, corte de suministro de fluidos y todo el accionamiento necesario para lograr la más segura presentación del siniestro, se efectúa un análisis del riesgo de incendio determinándose de esa manera cuáles son los locales o equipos que están en peligro, y resolviendo las medidas preventivas a tomar.

Las causas más frecuentes por las que se origina un siniestro son:

  • Sobrecalentamiento de equipos eléctricos
  • Fallas en los sistemas de calefacción o aire acondicionado
  • Fallas en los sistemas de iluminación

En el caso de los sistemas de aire acondicionado (que facilitan la propagación del fuego) es necesario detener el equipo, en caso de producido el siniestro, estableciéndose compuertas de cierre de los mismos.

Casi todos los incendios comienzan siendo pequeños y a menudo inofensivos. Sin embargo una vez que toman cuerpo, el fuego y el humo pueden tener un efecto devastador en pocos minutos. Una rápida advertencia y la siguiente acción contra el fuego, darán como resultado una fácil extinción reduciendo un eventual daño.

Los detectores de incendio, sus características y aptitudes para cada caso de detección deben conocerse previamente. Los detectores básicamente son tres: de humo iónico, de temperatura y ópticos o fotoeléctricos. Un ejemplo elemental nos aclarará la aplicación de cada uno de ellos:

Supongamos que el incendio comienza en los cables de PVC de una instalación eléctrica:

  • El olor a quemado es la primera señal de advertencia, en este caso el detector de humo iónico reacciona inmediatamente.
  • El quemado de los cables de PVC produce vapores livianos, el detector de humo óptico o fotoeléctrico responde rápidamente.
  • El calor aumenta su temperatura, cuando alcanza cierto nivel, alrededor de 70ºC, reacciona el detector de temperatura.Sobrecalentamiento de equipos eléctricos

La clave para una efectiva protección es la rápida advertencia y en general la combinación adecuada de los detectores y su correcta ubicación permiten una detección rápida y segura.

Una instalación contra incendio bien diseñada debe responder a pequeñas cantidades de material llamante o calcinante, posibilitando de esa manera una acción directa e inmediata contra dicha fuente.

Los detectores automáticos que más se utilizan son los siguientes:

  • Detector de humo iónico: consiste en una cámara interior y exterior ionizada por una fuente radioactiva. Reacciona en forma inmediata ante los productos de reacción invisibles y visibles. Es apropiado para detectar la mayor parte de los distintos tipos de incendios. Poseen por lo tanto un amplio campo de aplicación.
  • Detector óptico o fotoeléctrico: Utiliza como elemento de detección el efecto de reflexión de luz, mediante un elemento fotosensible y una fuente luminosa. Reacciona ante los humos visibles. Se los utiliza combinándolos con los detectores iónicos, para proteger principalmente los locales donde hay aparatos eléctricos y electrónicos.
  • Detector térmico: Consiste en un elemento bimetálico que opera un contacto eléctrico cuando se alcanza la temperatura de funcionamiento del detector, gradualmente a voluntad entre 45 y 90ºC.
  • Detector térmico combinado: Combina la acción del detector térmico indicado precedentemente, controlando que la temperatura no supere una velocidad máxima de 6 a 8ºC por minuto, es decir que se acciona ante un incremento rápido de la temperatura.

Asesoría
En varias circunstancias se necesitara saber, si su instalación contra incendios cumple con las normas internacionales o con las prorrogativas de la compañía de seguros, en otras, necesitará saber si un proyectista aplicó correctamente las normas y en otras, si el instalador cumplió con los requisitos del proyecto.
En todos los casos mencionados, lo que Usted necesita es una asesoría por parte de personal especializado que brinde veracidad y seriedad técnica a la información. Para ello, los técnicos de Informática Comercial estudiarán su instalación o proyecto minuciosamente y emitirán su criterio.

Instalación
Una buena instalación no depende únicamente de un buen proyecto y materiales de primera calidad. Es indiscutible, la necesidad de mano de obra calificada y especializada, el herramental adecuado para cada operación, así como una coordinada dirección de obra en constante comunicación con el proyectista. Estas cualidades la encontrará en Informática Comercial, junto con una fluida y constante comunicación con el personal de su empresa responsable del proyecto.
Otro aspecto fundamental para el feliz final de una ejecución es la preparación del personal en cuestiones de seguridad durante los trabajos y la instrucción sobre las normas particulares de cada cliente en cuanto a ellas.

Mantenimiento
Para asegurar la disponibilidad continua de la instalación, de acuerdo con su aprobación, deben realizarse regularmente operaciones de mantenimiento e inspecciones periódicas.
Las operaciones de mantenimiento, deben realizarse de tal manera que se mantenga el periodo de parada al mínimo, tanto en tiempo como en alcance. En instalaciones de zonas múltiples, las zonas pueden dejarse fuera de servicio de forma secuencial, de tal manera que cada vez se desactive solamente una pequeña parte de la instalación. Los medios materiales de protección contra incendios se someterán al programa mínimo de mantenimiento.
 
 
 
Informática Comercial, San José, Costa Rica. Tel.: 2285-1313